Deportes

La gimnasia rítmica guarda una “sorpresa” para Río 2016

¿A quién le apetece volver de vacaciones y reincorporarse al trabajo?

Al equipo de gimnasia rítmica español, sí. Tras haberse colgado el bronce mundialista en Stuttgart (Alemania) y clasificarse así para los Juegos Olímpicos de Río 2016, disfrutaron de dos semanas de vacaciones a finales de octubre. De vuelta a los entrenamientos, repiten un pensamiento único sobre el tapiz de la sala de gimnasia del Centro de Alto Rendimiento de Madrid: “Ganar el oro”.

“Han sido solo dos semanas y las hemos aprovechado para descansar y desconectar de la gimnasia. El reto que tenemos que afrontar ahora es muy importante”, reconoce la capitana del equipo, Alejandra Quereda.

“Hemos desconectados dos semanas de la gimnasia
y ahora solo pensamos en el oro olímpico”

Lourdes Mohedano señala esas cosas que han hecho y que, normalmente, no pueden hacer debido a la exigencia de la gimnasia rítmica, bien representada en las 6, 7 u 8 horas que entrenan todos los días: “Hemos podido ir más a clase, porque todas estudiamos en la universidad; visitar a la familia, porque casi todas somos de fuera de Madrid, estar con los amigos… Puede parecer poca cosa para otras personas, pero para nosotras son excepcionales”.

Artemi Gavezou expone otro sencillo ejemplo: “¡Ir a comer con los compañeros de universidad después de clase porque casi nunca lo podemos hacer!”.  La que más lejos ha viajado ha sido Lidia Redondo: “Un fin de semana en Dublín. Me gustó mucho la ciudad. Tiene mucha vida”.

Y, de pronto, sin preguntar, reaparecen los JJ.OO. “Teníamos muchas ganas de volver y trabajar, sobre todo, porque cada vez queda menos para Río. No creo que nos cueste mucho ponernos en marcha otra vez porque en dos semanas no da tiempo casi a perder musculatura”, asegura Sandra Aguilar.

Un equipo cómplice

Cuando son preguntadas sobre si incorporarán algo nuevo al ejercicio que les llevó al bronce mundialista intercambian miradas cómplices y habla la capitana: “Nos gustaría sorprender al público y a los jueces en Río. Cuando empiece la nueva temporada con las competiciones en febrero la gente podrá ver lo que estamos preparando”.

Se ríen, no dicen nada y Elena López expresa una opinión general que intenta proteger su ejercicio para Río. “¡Sorpresa! Pero no nos gusta hablar de cosas nuevas ni de cambiar cosas, simplemente, mejorar y sorprender. A ver si sale…”. Y, otra vez, risas cómplices.

Nos gustaría sorprender al público y a los jueces

Alejandra advierte de que “será muy difícil porque hay 6 u 8 equipos que pueden ganar. Cada vez hay más conjuntos buenísimos con un nivel muy alto. La rivalidad es cada vez mayor y tenemos que trabajar mucho”.

Se despiden alegres para comer, descansar, estudiar y volver a entrenar otras tres o cuatro horas por la tarde. Al equipo de gimnasia rítmica española se le ve feliz de haber vuelto al trabajo: “Estamos con muchas ganas y vamos a ir por el oro en Río. Por nosotras no quedará”.

La selección, entrenando en la sala de gimnasia del CAR de Madrid.

La selección, entrenando en la sala de gimnasia del CAR de Madrid.

Entrada a la sala de entrenamiento de la selección española de gimnasia rítmica.

Entrada a la sala de entrenamiento de la selección española de gimnasia rítmica.

El equipo de gimnasia rítmica, ante el espejo.

El equipo de gimnasia rítmica, ante el espejo.

El 'altar' de recuerdos de las chicas del equipo.

El ‘altar’ de recuerdos de las chicas del equipo.

Lidia Redondo sostiene el bronce mundialista de Stuttgart'15.

Lidia Redondo sostiene el bronce mundialista de Stuttgart’15.

La selección española de gimnasia rítmica realiza una figura. FOTOS: EGD

La selección española de gimnasia rítmica realiza una figura. FOTOS: EGD

1 Comment

1 Comment

  1. nene14

    17 Noviembre, 2015 at 8:52 am

    Deseosos de ver esa sorpresa de las chicas, suerte!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

To Top