Fútbol

En defensa de las mujeres árbitro

Mujer árbitro

Virginia Sánchez denuncia en su columna de psicología y deporte cómo las mujeres árbitro son insultadas en el fútbol solo por el hecho de ser mujer.

El árbitro, y más concretamente el árbitro de fútbol, es una figura que está tristemente acostumbrada a recibir insultos y faltas de respeto. Es asiduo escuchar en los estadios y campos de fútbol los típicos “¡Árbitro, que no te enteras de nada!”, “¡Arbi, qué malo eres!, y por supuesto insultos varios como “Hijo de p…”, “Cabr…” o cualquier cosa fuera de lugar que se os ocurra.

A veces, esos árbitros o jueces de línea son mujeres y en estos casos los insultos no desaparecen, sino que aumentan. Lo que es significativo es cómo estas faltas de respeto viran hacia otro estilo cuando se insulta a la mujer árbitro sólo por el hecho de ser mujer -Por ejemplo el tristemente archiconocido: “Mujer tenías que ser”) y no sólo eso, sino que los insultos que se escuchan son diferentes (“Puta, zorra…”) y se oyen comentarios altamente machistas. Hemos podido conocer múltiples testimonios en los que la mujer árbitro ha tenido que soportar que se la envíe a fregar, a doblar camisetas o cosas más soeces e inaceptables.

¿Por qué ocurre esto?

La desigualdad está tan sumamente instaurada en nuestra sociedad que ni siquiera para insultar y vejar, lo cual es igualmente reprochable y denunciable, se hace de la misma forma si el que recibe el insulto es un hombre o una mujer.

A esto se le suma que en el mundo del fútbol, desgraciadamente, son todavía demasiados los que creen que la mujer no tiene cabida. Y es que la famosa presuposición de que la mujer no entiende el fuera de juego ha hecho mucho daño.

Mensaje a los machistas

Pues bien, querido sector machista de esta sociedad, conozco futbolistas maravillosas, geniales entrenadoras de fútbol y buenísimas árbitros. Además de otras mujeres que trabajan en el mundo del fútbol que realizan su trabajo tan bien que entiendo que algunos hombres sin dos dedos de frente se sientan abrumados.

Algunos hombres sin dos dedos en la frente se sienten abrumados

También sería injusto no indicar que en el mundo del fútbol son muchos los que nos consideran como iguales, y aunque sea algo que no se debería agradecer, desde aquí quiero hacer un agradecimiento personal a todos aquellos con los que me he encontrado. Por otra parte, igual de injusto es no señalar a esos personajes, habitualmente en la grada, que insultan a profesionales sólo por el hecho de ser mujeres, en pleno siglo XXI. Y es que aún no habéis entendido que el fútbol será aún más bonito de lo que ya es cuando la mujer tenga más presencia en él.

(Ni que decir tiene que ningún árbitro, ni ninguna otra profesión, debería recibir insultos indiscriminados por realizar su trabajo, ya sea mujer u hombre).

Artículo escrito por Virginia Sánchez, psicóloga del C.F. Fuenlabrada.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

To Top